lunes, 12 de mayo de 2014

SÍNDROME POR SOBREUSO O ESFUERZO REPETITIVO

A este síndrome también se le conoce como síndrome de trauma acumulativo y síndrome por esfuerzo repetitivo. En cualquier caso, el nombre lo debería explicar todo, pero ¿qué tanto es sobreuso?. En 1977, Critchley reportó que, un pianista al tocar una pieza de Menldelssohn con duración de 4.03 minutos, interpreta 5,595 notas, realizando 72 movimientos de dedos por segundo y que en el estudio n°11 en la menor op. 25 de Chopin se ejecutan 830 notas por minuto con 1660 movimientos por minuto.  El principal problema de este síndrome, es que, ni por la obviedad de su nombre, es conocido o tal vez tomado en serio, en la población médica,  lo que dificulta el diagnóstico y por ende el tratamiento.  Además, suele ser confundido con otras patologías más graves, como la fibromialgia o la artritis reumatoide.  Los operadores de computadora ocupan el primer lugar en padecerla, mientras que los músicos, el segundo.  En ambos ámbitos ocupacionales, este síndrome deriva del sobreuso de manos y dedos tras posturas muy estáticas o deficientes.

Entonces tenemos la siguiente fórmula:

Movimientos repetitivos + largas horas  + posturas deficientes = Dolor y cansancio sobre todo en cuello, espalda media, brazos y manos.

Simplificando:

FALTA DE DESCANSOS ADECUADOS CON POSTURAS DEFICIENTES = SÍNDROME POR SOBREUSO.

Este síndrome, se caracteriza por dolor regional que abarca varias zonas como mandíbula, cuello, hombros, espalda media, brazos, manos y cerca del pulgar y porque alberga puntos de tensión muscular llamados puntos gatillo. Comienza durante la ejecución musical sobre todo tras permanecer en la misma posición; en casos más avanzados, el dolor imposibilita la ejecución y aparece incluso en otras actividades.


TIPS DE TRATAMIENTO:
  •   Descansar 5 minutos tras 30 minutos de practica o 15 minutos cada 45 minutos de práctica o 30 minutos tras 1 hora de práctica (previo calentamiento sin el instrumento). 
  • Pregúntate si tú te adaptas al instrumento o el instrumento se adapta a ti. ¿Qué es mejor?  Lo ideal es que sientas que tu instrumento es una prolongación tuya.  Tal vez sea bueno buscar un acomodo nuevo, milímetros más, milímetros menos pueden brindarte mayor comodidad al tocar. 
  • Aunque los relajantes musculares están indicados, si no quitas la causa del problema (como realizar los descansos o cambiar tu postura) puedes disfrazar el síntoma y con ello empeorar la condición. Aprovecha el dolor para hacer cambios. Puedes disminuir el tiempo de estudio/practica y conforme va cediendo el dolor aumentar progresivamente.
  • Resulta benéfico aplicar compresas calientes en la zona de dolor.
  •  Evita el uso de la computadora y cuida también los descansos y tu postura al usarla.
  •  El estrés y la falta de descanso al dormir agravan los síntomas, por lo que es importante abordes estos puntos y no los tomes a la ligera. 


Por la repetición, ningún músico es inmune a este síndrome, pero mucho podemos prevenir si consideramos sanos descansos y posturas más fisiológicas.