sábado, 18 de enero de 2014

Mito 1: El frío después de tocar me hace daño

Cuestionarnos y tardar en responder es útil para desmentir creencias arraigadas. ¿Es malo lavarse las manos con agua fría después de tocar? ¿Afecta el frío a la interpretación musical? ¿Tener las manos calientes y agarrar algo frío puede ocasionar reuma(timo)?


El efecto del frío al lavarse las manos es superficial al enfriar únicamente la piel.  Si quisiéramos lograr un efecto de enfriamiento más profundo, hasta llegar a músculos y tendones, la aplicación de frío tendría que ser de mayor exposición y a menor temperatura. A diferencia de lo que comúnmente se cree, el frío es un aintinflamatorio y analgésico[i] natural, y suele indicarse después de lesiones traumáticas. Pero no sólo eso, existe la terapia con frío, llamada crioterapia, muy eficaz para padecimientos inflamatorios en etapa aguda y subaguda, como artritis, tendinitis, contracturas, espasmos musculares, etc. Se usa de manera local, sobre la zona afectada, a modo de masaje con hielo directo, inmersión en agua fría, aplicación de compresas frías y  aerosoles refrigerantes, entre otros.

Por otro lado, el frío ambiental puede producir hipotermia, que es la disminución de la temperatura corporal generalizada.  Es esa sensación incómoda de dedos entumidos, torpes o temblorosos al tocar al aire libre o cuando hay aire acondicionado.  Para evitarlo, antes de la interpretación es necesario aumentar el flujo sanguíneo (con el frío se disminuye), por lo que es importante realizar un calentamiento general y específico sin el instrumento[ii], hasta notar que los movimientos articulan fluidamente. Pero es más la reacción corporal (de apretar) por defensa o protección al frío lo que hace que a uno “le de el aire o le de el torsón”, y es verdad que el frío, sobre todo el húmedo duele “hasta los huesos”, (típico después de fracturas, esguinces y periostitis)[iii]. Por lo mismo, es mejor prevenir desensibilizándose al frío, para aumentar la tolerancia física y psíquica.  Aquí unos tips:

       Termina tu baño con un regaderazo de agua fría (intenta aguantar cada vez más tiempo).
       Realiza ejercicios respiratorios y de calistenia cerca de una ventana para recibir el aire fresco, respirando profundamente.
           Camina descalzo (si puedes sobre el pasto, mucho mejor)
           Evita el exceso de uso de guantes, chamarrones y bufandas.
          Prueba después de un arduo trabajo musical (sobre todo si sientes cansancio en las manos o antebrazos) aplicar alguna modalidad de crioterapia (de 5 a 10 minutos) y siente su efecto (será un verdadero apapacho).





El cambio brusco de manos calientitas a manos frías es doloroso para cualquiera en los primeros segundos, sin embargo, el efecto terapéutico de contraste es aún mayor, pues es como si las arterias y venas se ejercitaran, primero se produce una vasodilatación y luego una vasoconstricción. Pero como no siempre tenemos al alcance el frío local, los ejercicios de estiramiento al finalizar son la mejor opción, pues tienen un efecto positivo parecido al de la crioterapia. ¿Qué te parece?



[i] El frío produce una rápida vasoconstricción y disminución de la circulación local en la piel, que se manifiesta con palidez y analgesia, también disminuye la velocidad de conducción nerviosa motora y sensitiva, dando un efecto de anestesia. De hecho, el frío tiene un efecto analgésico mayor que el calor, y no está contraindicado en procesos inflamatorios como lo está el calor. Existen muy pocas contraindicaciones para la crioterapia. Visita www.figmx.com si deseas conocerlas.

[ii] Recomiendo estos ejercicios. Ver video https://www.youtube.com/watch?v=kvqsVu2RBlE 

[iii] Para desinhibir este dolor, ayuda mucho la percusión ósea en la zona que tiene la secuela. Aquí muestro la manera de hacerlo:  https://www.youtube.com/watch?v=Nu35cmH5xng