sábado, 9 de noviembre de 2013

TINNITUS… y la disminución de la audición en Músicos



¿Música dañina?  Pero, ¿cómo?  ¿No es el ruido el que hace daño?  Lamentablemente, la música puede resultar mucho más dañina que el ruido. En primer lugar, porque al ruido tiene una emisión sonora más constante (pensemos en una maquina, o un taladro), la música tiene picos de intensidad (pensemos en la 5ª Sinfonía Beethoven o en los platillos de la batería, o en los agudos de la trompeta) , y en segundo lugar, al ruido lo evitamos y si es desagradable buscamos la manera de taparnos los oídos, mientras que queremos tener a la música con nosotros muy de cerca, hasta pensaríamos que es una falta de respeto usar protección auditiva en una sala de conciertos.  Tal vez la primer afección física que viene a la mente de un no músico, es la afección auditiva y paradójicamente es es una afección pasada por alto en la población musical. ¡Al músico siempre se le asocia con audífonos! Y su instrumento se tiene que escuchar: ¡Por favor súbanme más! - Grita a menudo uno de los músicos en pleno ensayo.

A este letrero hay que hacerle caso a las 3 primeras líneas, la cuarta, la debemos considerar una estupidez. Considero que lo peor que le puede pasar a un músico es perder el sentido del oído.



Son dos las características fundamentales del sonido: la intensidad y la frecuencia. La intensidad se mide en decibelios (db) y depende únicamente de la fuente de emisión sonora. La frecuencia se mide en vibraciones por segundo o hertzios (Hz) y no depende únicamente de la fuente de emisión sonora. Los sonidos graves tienen un número bajo de hertzios y los agudos un número alto. La voz humana está entre los 500 y los 4000 hz, y un oído en buenas condiciones puede captar desde los 20 hz hasta los 20 000 hz.El primer efecto de la exposición durante largas horas al ruido, y ¡si, también de la música!  es la fatiga de las células sensoriales del oído, lo que provoca un déficit temporal de la audición que generalmente no supera los 25 db. La recuperación de un déficit temporal de audición dependerá de la intensidad de la exposición sonora, del tiempo de exposición y de la sensibilidad individual y se produce de una forma gradual, durante un periodo de 12 horas.
        





El TINNITUS, también llamado acúfeno o pitido, puede ser el síntoma de la hipoacusia (disminución de la audición).  El comienzo de sordera es cuando una persona empieza a no oír cierto tipo de voces más agudas, como las de las mujeres o cuando tienen dificultad para escuchar el timbre del teléfono o a misma voz a través del teléfono.

El tinnitus del oído medio (objetivo) es el resultado de vasos sanguíneos anormales o de espasmos musculares en la cavidad del oído medio. El tinnitus neurosensorial (subjetivo) es el que involucra al oído interno (cóclea) y/o al sistema nervioso auditivo. El tinnitus inducido por la música es del segundo tipo y en él intervienen: la intensidad y duración del sonido y la presencia de impulsos (explosiones rápidas de sonido de alta amplitud).   Algunos fármacos (como la quinina y la aspirina), factores genéticos, tumores, o enfermedades coexistentes (como la de Ménière o la diabetes) pueden ocasionar tinnitus, pero en músicos la pérdida auditiva inducida por la música es la causa principal. 



Es alarmante el riesgo de pérdida auditiva en músicos debido a la exposición sonora de altos decibeles, en un concierto de rock, por ejemplo, se puede llegar a 120 decibeles (dB). 


 Es de hacer notar que la música puede llegar a ser más dañina que el ruido, al tener picos de intensidad y provocar trauma acústico (como los platillos), además, evitamos el ruido por ser desagradable, no pasa lo mismo con la música.




Existen dos parámetros para saber el límite de tiempo de exposición segura en relación a la intensidad (dB).  La OSHA (Occupational Safety and Health Administration) Y NIOSH (The National Institute for Occupational Safety and Health). En México estos niveles están permitidos según la OSHA. Por cada  3 dB, la energía se duplica, por eso es tanta la diferencia. Como se ve, el único instrumento que no sobre pasa los límites sonoros permitidos, es el bajo, ¿pero el bajista no toca solo, o si?.












En general, casi todos los instrumentos sobrepasan los límites descritos de tolerancia, si se escuchan durante más de 8 horas diarias. Afortunadamente esto no es así en la mayoría de los casos. ¿O si?






En la actualidad, no existe tratamiento farmacológico para el tinnitus aprobado por la FDA  (Administración de Alimentos y Medicamentos), en cambio, la terapia de reentrenamiento de tinnitus (TRT) puede ser beneficiosa en más del 80% de los pacientes en el alivio de las molestias y trastornos psicológicos asociados como ansiedad, irritabilidad y depresión, esto a través de habituar al oído con un dispositivo que reproduce los sonidos de baja intensidad, a modo de distracción. Lamentablemente, el tinnitus y la pérdida auditiva inducida por la música, en la gran mayoría, son incurables, por ello la urgencia de la prevención.


La población mayormente afectada es la de percusión y la de viento

CONSEJOS ÚTILES:


  • Reduce los niveles sonoros (intensidad de la música). Si usas audífonos, piensa 3 veces antes de subirle a todo lo que da.  Recomendamos los In-Ears de Etymotics donde puedes aislar el sonido exterior, o modularlo, más info aquí, disponibles en FiG.
  • Pon distancia entre tú y la fuente del sonido (amplificadores e instrumentos).  ¡Ojo cantantes y músicos que se sitúen delante de la sección de percusión o viento!, porque están en mayor riesgo. Son útiles las barreras acústicas como las pantallas de acrílico, especialmente en lugares pequeños.
  • Acude al Médico Otrorrinolaringólogo y Audiólogo con regularidad. Útil tanto para la limpieza de los oídos y realización de una adiometría. ¡Que los años de edad no te sorprendan!. 
  • Usa protección auditiva especial para músicos. Los que tienen filtro son mejores que los convencionales. En FiG tenemos a la venta de la marcha Etymotics, tanto mecánicos como electrónicos, así como audífonos especiales para músicos: Protección auditiva par músicos 
  • El oído necesita descansar, pues cuando sus células se cansan ¡simplemente se mueren! Lo primero en perder son los graves, por lo que cuando el problema está muy avanzado, es notaria la pérdida de los agudos, y ahí ya  es demasiado tarde.
  • Evita los medicamentos que suponen amenaza para los oídos.

Datos curiosos:


  • DJ Eddie Temple Morris, víctima del Tinnitus actualmente trabaja en un proyecto discográfico “Im the one in ten”  invitando a bandas donde uno o más integrantes padezcan tinnitus, entre ellas, Coldplay, Black Eyed Peas, DJ fresh y Embrace.  De manera altruista quiere darlo a conocer para llamar la atención del gobierno de Estados Unidos, ya que el tinnitus afecta a 1 de cada 10 personas y no se invierte dinero en la prevención, mientras que las quemaduras con fuegos artificiales afectan a 1 persona de cada 1.2 millones y donde se invierten millones de dólares en la prevención. Testimonio Eddie Temple Morris:  http://vimeo.com/36299732

  • Bedrich Smetana, quien, al igual que Beethoven se convirtió totalmente sordo hacia la final de su vida, en su Cuarteto de cuerdas N º 1 en mi menor "de mi vida”, incorpora el sonido de su tinnitus (minuto 3:44). Smetana “de mi vida”: http://www.youtube.com/watch?v=mwn-o5XiqtE


  • Casi todo el mundo experimenta breves episodios de zumbido agudos que aparecen y se resuelven espontáneamente en pocos segundos.

  • Antes se creía que la pérdida de audición llegaba con la edad avanzada (peresbiacusia).  Ahora, cada vez se ven más jóvenes afectados porque están expuestos a altas intensidades de la música por largos periodos de tiempo.

  • Beethoven, aunque murió por una crisis hepática, provocada por una gran afición al alcohol, la enfermedad que más influyó en su vida y su obra fue, sin duda, su sordera que, desde el punto de vista psicológico, fue determinante para él, colaborando a su frustración, a su infelicidad y a su paranoia. A un amigo (Franz) le escribe: “debo colocarme muy cerca de la orquesta para entender lo que el actor dice... no oigo los sonidos agudos de los instrumentos y de las voces, si estoy algo alejado.... apenas oigo a quien habla bajo, oigo sonidos pero no entiendo palabras; en cambio, si alguien me grita, no soporto el ruido”.Todo empezó a los 28 años; a los 39 ya los acúfenos eran insoportables y llegó a pensar en el suicidio. A los 47, ya era completamente sordo. La causa de su sordera no ha quedado aclarada por la ciencia médica. Sin duda, dejando a un lado las especulaciones (meningitis tras sífilis, esclerosis coclear, etc) se puede decir que Beethoven fue, en aquellos tiempos, el sordo más ilustre del mundo de la música, y muchos todavía hoy se preguntan como pudo llegar a componer algunas de sus sinfonías, con una sordera tan avanzada.